Saturday, August 12, 2017

Obispos de Brasil publican guía pastoral sobre Amoris Lætitia en la que dejan abierta la posibilidad a los divorciados vueltos a casar para que accedan a los sacramentos

La siguiente es una traducción de Secretum Meum Mihi de un artículo de Crux, Ago-11-2017.

En guía sobre Amoris, los obispos de Brasil dejan sacramentos abiertos para algunos divorciados y vueltos a casar

Filipe Domingues |Agosto 11, 2017
ESPECIAL PARA CRUX


Los obispos de Brasil no afirman explícitamente que las personas vueltas casar podrían recibir la comunión en algunos casos. En cambio, dicen claramente que un proceso de discernimiento “no es simplemente un retorno a la vida sacramental, lo cual no siempre es posible”. Sin embargo, su documento considera “casos limitados” donde las circunstancias mitigantes “pueden atenuar o incluso anular” la responsabilidad moral de personas en uniones irregulares.

SÃO PAULO, Brasil -
La Conferencia Nacional de los Obispos brasileños no cerró la puerta que conduce a los sacramentos para las parejas divorciadas y casadas nuevamente.

En una guía pastoral de Amoris Laetitia, los obispos dijeron que, aunque la exhortación apostólica del Papa Francisco reafirma la indisolubilidad del matrimonio, también señala que “factores condicionantes y circunstancias atenuantes” pueden “atenuar o incluso anular la responsabilidad moral y la imputabilidad de actos ilícitos”.

El documento de 28 páginas titulado Acogida de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia por la Iglesia en Brasil fue dado a conocer a finales de la semana pasada. Fue elaborado por el personal de la conferencia después de las discusiones del documento de Francisco sobre la familia durante la 55ª Asamblea General Ordinaria de los obispos, que tuvo lugar del 26 de abril al 5 de mayo de 2017.

Los obispos de Brasil afirman que la exhortación apostólica de Francisco Amoris Laetitia evita un “pronunciamiento normativo” sobre casos como los de las personas divorciadas y casadas nuevamente. “La exhortación apostólica no presenta una guía para el discernimiento de los llamados casos irregulares”, dice el párrafo 37. En cambio, Amoris “refuerza la necesidad de una atención pastoral que es realmente particularizada”.

El documento argumenta que Amoris no es una ruptura con la enseñanza anterior de la Iglesia, sino un desarrollo. “Nada más contrario al contenido al capítulo VIII de Amoris Laetitia que la idea de un relativismo moral o incluso moralidad situacional. Por el contrario, él reafirma la doctrina sobre la indisolubilidad del matrimonio y la malicia intrínseca del adulterio”, dice el parágrafo 39.

Como sigue, el texto invita a los pastores a que “entren” en casos concretos, “encontrando la manera apropiada de ayudar a la formación de la conciencia del fiel”.

Por lo tanto, los pastores deben guiar a las personas a través de un proceso de discernimiento basado en seis temas: Conversión a través de un encuentro personal con Cristo; acompañamiento en crecimiento moral y espiritual; comprensión y maduración de su situación particular; la posibilidad de abrir un proceso canónico de nulidad matrimonial; el análisis de eventuales condicionamientos y circunstancias atenuantes; y la continencia sexual.

Los obispos de Brasil no afirman explícitamente que las personas casadas nuevamente podrían recibir la comunión en algunos casos. En cambio, dicen claramente que un proceso de discernimiento “no es simplemente un retorno a la vida sacramental, lo cual no siempre es posible”.

Sin embargo, su documento considera ,en el párrafo 45: “Hay casos limitados en que la existencia de excusas para la no interrupción de la convivencia conyugal, por ejemplo, la existencia de niños y ciertas circunstancias morales, puede atenuar o incluso anular la responsabilidad moral y la imputabilidad de actos ilícitos”.

La referencia a esos “factores atenuantes” está en los parágrafos 301 a 303 de la exhortación del Papa Francisco, que dice: “La Iglesia posee una sólida reflexión acerca de los condicionamientos y circunstancias atenuantes. Por eso, ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada «irregular» viven en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante”.

El único párrafo en el que los obispos brasileños hablan explícitamente de personas divorciadas y casadas de nuevo es el número 46 de su documento, que trata de la abstinencia sexual. “La práctica de la continencia sexual para las parejas en una segunda unión no está excluida. En este caso, el confesor puede ser misericordioso con caídas eventuales”, se lee.

Hay una página completa del texto dedicada a un “ministerio judicial”, que instruye a los pastores a considerar casos concretos como una posible materia canónica, pasiva de una nulidad matrimonial (lo que se denomina informalmente “anulación del matrimonio”).

La guía pastoral de los obispos brasileños es un breve resumen de las principales ideas presentes en la exhortación apostólica sobre la vida familiar. En su introducción se lee: “El objetivo es ofrecer a la Iglesia en Brasil una reflexión serena y objetiva, como aconseja el Papa Francisco, para servir como instrumento para la recepción de Amoris Laetitia”.

“Partiendo de la comprensión de la familia como un don, esta guía pone el cuidado de las familias en el horizonte de una conversión pastoral, presenta ideas clave de Amoris Laetitia, algunos consejos, y ofrece pistas para el discernimiento, en la perspectiva de la misericordia”, afirma la Conferencia Episcopal.

Según Monseñor Leonardo Ulrich Steiner, obispo auxiliar de Brasilia y secretario general de la Conferencia Episcopal, su documento ayudará a promover una renovación pastoral en el país. Como escribe él en el prefacio: “La presente guía quiere despertarnos a una verdadera meditación sobre el texto del Papa Francisco y al mismo tiempo desea expresar la preocupación pastoral de los obispos”.